jueves, 12 de diciembre de 2013

Magdalenas con Aceite de Oliva Sin Lactosa



Durante mucho tiempo he buscado una receta de magdalenas que me reúna unas cuantas características, tales como; que no lleven demasiada grasa, no tengan demasiada azúcar, o que se mantengan tiernas, esponjosas e igual de frescas que recién hechas después de unos días. Lo de que salgan con un copete alto lo dejo para otras pruebas.
La vi en el blog de Nuria y le eché el ojo, poco después mi hija babeo con ellas-y con todo lo que vio en su blog- y me puse manos a la obra, adaptándola a sus intolerancias y a la cantidad que necesitaba.
Aunque no haya probado todas las recetas del “mundo mundial”, con ésta, ya tengo una que se convertirá en esa que se quedará conmigo para siempre,si bien yo la he adaptado la podéis hacer usando nata normal.
                                                            [Magdalenas sin Lactosa]

Ingredientes:
250 g de harina
200 g de nata sin lactosa de cocinar (no quise añadir grasa extra)
175 g de azúcar ( acepta 200 sin resultar excesivo)
250 g de aceite de oliva suave (no AOVE)
5 huevos M
Ralladura de limón
½ ct de sal
*1 ct de cremor tartaro
*!/2 ct de bicarbonato
*(o sobre de levadura química)
1/4 de ct de vainilla en rama( extraer la pulpa)
100 g de pepitas de chocolate
Elaboración:
Con un robot o batidora mezclamos huevos y azúcar hasta que blanqueen.
Añadir la nata, sal, aceite, vainilla, ralladura, seguir batiendo.
Añadir la harina poco a poco con el bicarbonato y cremor, todo tamizado.
Unirlos con la espátula y añadir las pepitas de chocolate a toda la masa o a la mitad, llevar a la nevera media hora.
Calentar el horno a 180º, preparar las cápsulas y rellenarlas hasta una tercera parte de su capacidad.

Hornear 20 minutos y comprobar que estén hechas, dejar enfriar en una rejilla.

12 comentarios:

  1. Tienen una pinta que dicen cómeme.
    Besisssssssssssssssssssss

    ResponderEliminar
  2. No se pueden ver más esponjosas!...qué ricas tienen que estar!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no es sólo el aspecto Charo, lo son, una receta para quedarse para siempre.
      bs

      Eliminar
  3. Oye pues el copete te ha quedado bastante bien! la verdad es que tienen una pinta maravillosa, y si encima todos pueden comerlas pues mejor!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Mira pues sí que algo de copete tienen!
      gracias guapa.

      Eliminar
  4. Opino igual, que el copete te ha quedado bien hermoso. Ana tiene una madre increible. ;)

    Un besote fuerte.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. ainss gracias Paula, tú que me quieres mucho :)

      Eliminar
  5. Pues yo les veo un copete estupendo, claro que como tía que voy a decir jaja
    Me voy a comer a tu hija, y dile que tiene suerte de tener tan buena cocinera en casa....aunque la mía, cuando ve tus cosas hace lo mismo, babea y dice al ver alguna de tus maldades:...."ya estás tardando"....jaja
    Has hecho una adaptación escandalosamente buena, me encanta que la puedan comer los intolerantes de casa, que ya que tienen que pribarse de ciertas cosas, por lo menos que tengan dulcerío del bueno.
    Las fotos se salen, de bonitas y menudo tamaño, si se me acaba de meter una en el ojo !!! Bueno, sabes que te la "robo" para colgarla en mi rincón de Vuestras fotos, verdad? allí la dejo en mi blog, para cuando quieras verla.
    Besotes mi niña, y si no nos vemos por aquí o por allí, que tengas buen finde.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Se lo diré! ya le ha echado el ojo a otras cosas tuyas, eso del rincón de las fotos? no sé nada voy a ver :)
      Ahora me queda adaptarlas sin azúcar, para que ya todos puedan comer.

      Eliminar
    2. YA! si lo conocía, pero creía que ibas a recopilar en una entrada, gracias por incluirme !

      Eliminar
  6. Se ven tremendas tus magdalenas.
    Un saludito

    ResponderEliminar

Gracias por vuestra visita, es muy agradable recibir vuestros comentrarios, que sin duda agradezco mucho.